AD_IRRITATIONS_CHILD-IRRITATED-CHEEK-CREAM_LARGE_2021

Calmar la dermatitis atópica en el rostro

La dermatitis atópica, también conocida como “eccema atópico”, es una dermatosis inflamatoria crónica (afección de la piel) que alterna brotes y períodos de remisión. Tiene una predisposición genética y afecta principalmente a los niños, pero a veces persiste en la edad adulta. En el rostro, la dermatitis atópica suele desarrollarse en los pliegues: detrás de la oreja o en los párpados. Para ti, para tu hijo o para tu bebé: ¿qué debes evitar hacer para sobrellevar mejor el eccema atópico en el rostro? La receta correcta consiste en cuidar y calmar la piel. Todos nuestros consejos en esta práctica ficha.

  • En el rostro, la dermatitis atópica se desarrolla a menudo en los párpados, donde la piel es fina, se seca fácilmente y tiene “huecos”, que favorecen el depósito de alérgenos y el desarrollo de irritaciones. 
     
  • Ronchas rojas de contorno irregular que se cubren de pequeñas vesículas que pican y rezuman. 
     
  • En la actualidad, están afectados el 20 % de los niños, en cuyo caso los síntomas comienzan en los tres primeros meses de vida, así como del 2 al 3 % de los adultos.

¿Por qué hay que evitar el uso de discos de algodón para la limpieza facial?

Aunque parezcan suaves, debe evitarse el roce del algodón con la piel frágil. Para desmaquillar y limpiar tu rostro (o el de tu hijo), opta por un masaje circular con los dedos utilizando un producto adecuado para pieles con tendencia atópica, antes de enjuagar con agua tibia y secar el rostro con una toalla. 

  • La consulta médica es necesaria para encontrar los cuidados adecuados. A continuación, aplica el cuidado prescrito todos los días. 
     
  • Aplica un emoliente una o dos veces al día en las zonas secas del rostro para reforzar la barrera cutánea, reducir la sensación de picor asociada con la piel seca y disminuir la frecuencia de los brotes.
     
  • Adopta una rutina que combine un limpiador emoliente y un bálsamo, crema o leche emoliente.
     
  • Elige un limpiador ultrasuave sin jabón y enjuaga con agua tibia. Y no te olvides de secar con palmaditas, ¡nunca frotes! 
     
  • En el caso de los adultos, hay que evitar maquillarse con productos “clásicos” que obstruyen la piel y le impiden respirar o con una formulación que contenga agentes agresivos para la piel frágil. Opta por productos de maquillaje médicos, hipoalergénicos y no comedogénicos (de venta en farmacias) y mantén una base de maquillaje ligera.
     
  • Si se producen picores, opta por el frío (¡en lugar de sucumbir al rascado!) Aplica una bolsa de hielo o cubitos de hielo (en un paño limpio) en las zonas afectadas. Consulta aquí para obtener más consejos sobre cómo calmar la comezón.
AD_WEBSITE_EXPERT-DOSSIER_DERMATO_M-AMBONATI_2021

Notas de los expertos

El rostro es una parte del cuerpo muy expuesta (al viento, a las variaciones de temperatura, al sol, etc.) y, por lo tanto, es más propensa a la sensación de malestar. No dudes en volver a aplicar tu emoliente o tu barra de labios durante el día. Además, recuerda aplicarte protección solar.

Dr. Marco Ambonati, dermatólogo

AD_WEBSITE_PICTO_BLOC-PUSH-ARTICLE_2021

Más información

Más consejos para la piel con tendencia atópica
 

Volver al principio